Acoso escolar como evitarlo
Crianza

Acoso Escolar lo que debemos saber

Hace días que vengo pensando en el acoso escolar, que puede pasar por la cabeza de un niño, como lo vive, para querer desaparecer  del mundo. Que tiene tanta fuerza en su interior, para decidir un día, quitarse la vida. Que desesperación puede estar viviendo, que angustia le puede provocar el comportamiento de otra u otras personas para tomar una decisión, tan triste y radical para él y su familia.

Como madre me preocupa mucho, como podemos  saber que está pasando por la cabeza de nuestro hijo. Que vive en la escuela, contra qué se tiene que enfrentar cada día. Mientras nosotros pensamos que lo mejor para él está allí en su escuela, donde van a aprender y hacer amigos. Lo peor es preguntarse, si esos niños acosadores se dan cuenta del daño que causan con sus burlas. Un niño que quizás no quiera  ir al colegio, que quizás no quiera comer,  no pueda dormir, este triste y solo. Porque el acoso escolar hace que cada vez estén más aislados y frágiles y vivan en soledad sus miedos. Pero tienen que saber que no están solos, al acosador o acosadores hay que plantarles cara!

 

Nosotros como padres y maestros debemos prestar atención ante cualquier comportamiento raro o inusual.

Tengo dos hijos, una niña y un niño y me gusta estar al corriente de casi todo lo que viven en la escuela. Muchas veces, aunque les pregunto cómo les fue el día,  sobre todo a mi hija, siempre me dice: bien, es muy escueta. Pero una tarde me contó que este año han implantado un sistema para fomentar el compañerismo entre alumnos.

Siempre ponerse en el lugar del otro:

Creo que es una forma de enseñar valores  y me parece una buena idea. El colegio es pequeño y debido a ello creo que pueden controlar comportamientos que sospechen sean un acoso.
Se pueden dar casos puntuales pero no llegan a ser acoso aunque hay muchas maneras de acosar.
Recuerdo que el curso anterior, una tarde mientras llegábamos a casa, vimos que en la plaza jugaban dos amigas de mi hija.
Cuando llegamos a casa, al bajar del coche,  mi hija me pregunto si podía ir a jugar, le dije que sí.
Al entrar a casa con mi hijo, mire que venia hacia nosotros con la cabeza gacha, sin decir nada, entró y se fue a su cuarto.
Trate de no darle importancia y seguí con mis quehaceres.
Poco después, pasé por su habitación y le pregunte qué le pasaba.
Ella estaba en su cama sentada mirando la ventana y se pasaba las manos por los ojos.
Como si tuviera ganas de llorar, así que le pregunte qué había pasado,  ella contesto que se escondían de ella.
Que siempre le hacían lo mismo y en la escuela era igual.
En el patio se escondían para no jugar con ella y empezó a llorar.
Le dije que no se preocupará y me puse el abrigo, y le dije que me acompañara.
Porque  iríamos a  preguntarles porque actuaban así.
Al llegar a la plaza y supongo que, al verme de la mano con mi hija, una de las niñas dijo: Hola, quieres jugar?
Cuando me disponía a preguntar, que pasaba de pronto, se apareció la madre de una de ellas.
Quien a través de la ventana de su coche nos saludó y  al ver a mi hija triste y llorosa pregunto que pasaba.
Mi hija  no quería decir nada, le conté que las niñas se habían escondido de ella al verla llegar, y que eso le había dolido.
Y que en el colegio a la hora del patio también solían hacerlo.
Mi vecina bajo de su coche y le pregunto a su hija, si eso era verdad, su hija se abrazó a ella y comenzó a llorar.
María,  mi vecina les dijo: “no hagáis eso nunca, duele mucho que tus amigas se escondan de ti, hace mucho daño.”

Acoso escolar, el evitarlo es lo importante:

Porque los niños pueden no darse cuenta del daño que ocasionan con una broma que para ellos no tiene importancia.
Sin embargo hacer sentir mal a un compañero de clase y puede ser el comienzo de acoso escolar.
Si no actuamos como padres o maestros a la larga puede traer consecuencias.
Recuerdo que les dije: “nunca hagas a otro, lo que no te gustaría que te hagan a ti.
Después jugaron como si nada, mi hija dijo: “mamá me han dicho que nunca más lo volverán a hacer.”
También mencionó: “Las perdoné y somos amigas” pero a lo que voy es que, debemos tratar de involucrarnos.
Esto ya no es cosa de niños como se solía decir, no, ahora es cosa de todos,  los que observan y no dicen nada.
También de profesores a través de métodos para detectar que alumno tienen menos popularidad en clase.
Como padres estar atentos ante cualquier señal o comportamiento que nos está tratando de decir que algo no está bien.

Por si te puede interesar, te dejo información  acerca del acoso escolar aquí

!Un abrazo!

 

Ah!! no te olvides! si crees que puede ayudar o interesar a otra persona, Compártelo! :)

Deja un comentario