Entre Nosotras

Primavera, tos y no dormir

La primavera y sus  cambios me afectan. Hace semanas estaba pendiente de escribir en el blog, que para mí es como: mi refugio, mi guarida secreta bueno no tan secreta, mi  forma de desconectar un poco. Pero en casa hace también una semana que comenzó la temporada de tos, virus, y un largo etc. Llegó la primavera con temperaturas inestables, aire, viento, calor. Es bien cierto lo  que dicen:  “la primavera la sangre altera” verdad absoluta.

Fruto de estos cambios de tiempo en mi casa,  empezaron aquellas noches que si duermes es una suerte. Al menos si duermes 3 horas seguidas.

Comienza el ritual antes de ir a dormir

Me preparo una infusión,  acabo de leer el libro  que hace meses tengo aparcado, o por fin leeré la revista que me compré o podría escribir un poco.

Pues es recostarme en la cama y escuchar al pequeño toser, así que me levanto voy a la habitación y le acomodo la almohada, poner la cabeza en alto etc.

Lo abrigo aunque no soporta que lo abriguen, y le toco la frente, aparentemente todo ok, así que regreso a la habitación.

A eso de las 3 de la mañana no hay quien duerma, otra vez el pequeño comienza a toser y toser, así que me levanto, voy a buscar el jarabe.

El spray para limpiarle la nariz, voy también en busca de una cebolla de aquellas gordas para cortarla en dos, pues me han dicho que van tan bien.

Es para ponerla debajo de su cama y que respire mejor, algunas personas ponen la cebolla rallada y eso es  ¡la bomba!.

Toda la habitación se impregna del olor.

Les  ayuda a respirar mejor y poco a poco lo vas notando, es un olor fuerte, que vamos si dormimos todos, ja!

La tos es cada vez más espaciada, va desapareciendo,  y es el momento en el que cierro los ojos y voy conciliando el sueño, al fin.

Ahora sí, a dormir  pero al cabo de un momento solo escucho ronquidos,  ronquidos fuertes y perturbadores.

Vienen del otro lado de la cama, son los ronquidos de mi marido…¡ay no, por Dios!

Es que no dormiré hoy, así que me acerco muy amorosamente ( notece el  tono irónico >>)  agito un poquitin la almohada, se gira al otro lado, respira mejor y no ronca.

Vaya ahora sí, a dormir.

Estoy con mil cosas en la cabeza, tantos pensamientos que se me cruzan y me es imposible volver a conciliar el sueño.

Así que decido tomarme otra manzanilla y meditar un  poco.

La Cruda Realidad

Al cabo de dar vueltas y vueltas a  lo lejos escucho las campanadas de la iglesia del pueblo.

Suenan y me anuncian que ya son las cinco de la mañana.

Ruego para que estas horas de sueño que me quedan sean lo más reparadoras posibles.

Pero así es la vida y no la podemos cambiar las horas pasan y otro día comienza.

Así que cuando siento que otra vez me estoy quedando dormida escucho la alarma del despertador.

En un día normal me despierta con entusiasmo y energía.

Pero  confieso que me dieron ganas de lanzarlo lejos.

Ya  estamos otro día sin dormir, se me acabó el tiempo,  me levantaré y tendré los ojos hinchados, por suerte mis hijos aún duermen.

Después de dejar a mis hijos al colegio me pondré a hacer cosas como loca.  Sin olvidar tomar mis pastillas para la alergia, sí con todo esto puedo y más.

Me despejare con el primer café quizás necesite más dosis. y empezaré a ocuparme del blog, mis lavadoras, y todo lo que siempre dejo pendiente.

Pero sigo pensando que  no me gusta al 100% la primavera, la acepto y la disfruto pero otras veces me desespera y cansa.

No me da la vida, entre una y otra cosa , y siempre es la Primavera.

 Ayyy vaya noche!!

¿Te pasa a ti también, o soy la única que tiene esta sensación con la Primavera?

Un abrazo.

Sigueme en Instagram y no te pierdas mis novedades:)

 

Ah!! no te olvides! si crees que puede ayudar o interesar a otra persona, Compártelo! :)

Deja un comentario