campamento de verano
Crianza

Campamentos de verano bueno para ellos y para nosotros también

¿Campamentos de verano a la vista? ¿Es su primer campamento de verano? ¿Estás haciéndote miles de preguntas? Pues igual estaba yo,  hace unos 2 años, pero la verdad es que fue una experiencia muy enriquecedora tanto para mi Titina como para mí, al comienzo no te voy a negar que no quería que fuese, tenía solo 7 años y nunca me había separado de ella, a no ser una noche que se quedaba en casa de su abuela paterna que vive a 5 minutos de mi casa, eso era todo.

¿Pero esta vez se iría por una semana, a un lugar lejos, a 2 horas de casa y yo sentía que me subía por las paredes, pensando en que algo le podía pasar, pensando en que se añoraria de nosotros, o si era demasiado tiempo pasar 7 días fuera de casa.

Una ventaja fue que mi hija ya conocía a los monitores, pues habían estado dando clases una vez a la semana de cómo desenvolverse en zonas rurales,  identificar señales, orientarse en un bosque,  excursiones,  conocer la naturaleza, el paisaje y disfrutar del entorno que tiene cada lugar.

Así que ya sabía más o menos de que se trataba.

Como fue el Primer Campamento de Verano

Todo comenzó cuando realizaron un sorteo con 2 vacantes para ir de campamento de verano con toda la estadía pagada, ir a su primer campamento de verano le hacía ilusión,  pero ya le había dicho que debía esperar al próximo año, pero como había “sorteo” me dijo: “mamá apúntame al sorteo que fulanita también se apunta y  le dije:  “vale, te apuntaré”,  estaba entusiasmadisima y dentro mío pensé: de aquí a que nos toque… pues me comí mis palabras.

Pues lo dicho, la apunto al sorteo y ¡ Le toca! Sí le tocó una de las 2 plazas que daban gratis con todo pagado y entonces me dije: “Silvana es una señal”,  puede sí que se divertirá y será una experiencia bonita para mi titina.

Así que,  se fue de campamento de verano, no sin antes decirle a la monitora que nos envíe fotos día sí y día también, ya que una de las normas es no hablar por teléfono,  ni visitar durante la estadía en el campamento.

Sé que tendrá beneficios positivos en ella, al convivir 24 horas en un entorno diferente a la familia y estar con otros niños, aprenden a vivir en igualdad ya no están en casa haciendo lo que deseen en cada momento.

Ahora deben compartir un entorno distinto con otros niños de su edad y de edades diferentes.

campamento de verano
Todo listo para acampar

Vivirán con intensidad la experiencia de estar sin sus padres, y es cierto, pues mi hija cada vez que la venimos a recoger abraza con un cariño a sus compañeras y a las monitoras, imagínate a una le decían : mamá y al monitor le decían: papá, en fin ellas es feliz compartiendo historias y aventuras con ellos.

También aprenden a ayudar, a ser pacientes y organizados cada uno tiene obligaciones y deben hacerse lo suyo como puedan, el monitor siempre estará allí para ayudarle pero cada uno tiene que hacer lo suyo, así le salga mal ya luego irá mejorando.

En este campamento trabajaran el valor de la amistad y lo veo muy importante y acertado, la amistad es un divino tesoro y de estos campamentos nacen bonitas amistades para recordar toda la vida.

Además,  el entorno natural es ideal, porque hacen muchas actividades al aire libre, como manualidades, excursiones, juegos en la piscina, bailes, cuentos, pintan murales, hacen collares , en fin un sinfín de cosas y la tecnología fuera, nada de tabletas ni ordenadores, ni móvil viven una semana totalmente desconectados solo se conectan con ellos mismos.

campamento de verano
Aquí pasaran unas 7 noches

Resumiendo los campamentos de verano aportan muchas cosas:

Aprenden a ser tolerantes unos con otros.
A socializar, ganan confianza y  autoestima.
Hacen nuevos amigos con los cuales comparten habitación y disfrutan actividades.
Dejan de depender de papi y mami para todo.
Aprenden a colaborar con todos y para todos.

campamento de verano
LLegando al campamento de verano

Bueno y por la parte que nos toca a los padres, dejando a un lado las preocupaciones del primer campamento de verano, y de separarnos tanto tiempo de ella, me deja más tranquila, pues sé que lo disfrutará y sé que esas dos horas de coche para dejarla y luego para buscarla, vale la pena porque se lo pasa genial.

Si algo pasa,  los monitores contactaran conmigo inmediatamente, les tengo confianza sé quiénes son, cómo trabajan y además los puedo llamar en cualquier momento, lo que si no podré será hablar con mi Titina ni ir a visitarla, para evitar interrumpir la dinámica del grupo, pues les puede venir nostalgia y echar a perder la aventura de estar en un campamento de verano.

Ahora que también si es posible podré aprovechar y escaparme con marido aunque me queda mi terri que aún no va de campamento, pero seguro que alguna salida corta hacemos.

Porque si es bueno para nuestros hijos es también bueno para los padres ¿no crees?

Y tú ¿Estás pensando en un campamento de verano para tus hijos?

!Sígueme en Instagram y no te pierdas mis novedades!

Ah!!  Si te gusto este post, por favor compártelo :)

 

Deja un comentario